Embarazo y Parto: Madres y Padres

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Inicio Embarazo Trimestres del Embarazo : Cambios durante el embarazo

Trimestres del Embarazo : Cambios durante el embarazo Destacado

por  Experto
Vota este articulo
(1 Voto)

"Una profunda transformación"Hablar del embarazo (gestacion) (gestacion) en términos de trimestres, resulta útil no solo porque permite ubicarnos mejor en cuánto al tiempo de gestación de la futura mamá, sino también porque de acuerdo a la etapa (periodo de tiempo) por la que esté transitando, su acontecer será diferente en cuánto a los síntomas físicos y emocionales que aparecen. Acompáñenme, pues a recorrer este maravilloso mundo del embarazo (gestacion) (gestacion), descubriendo los cambios que en él se producen. Tengamos en cuenta, antes de empezar, que es posible que algunas gestantes puedan no sentirse identificada con algunas de estas manifestaciones, en todo caso esto intenta solo hablar de una generalidad, recordando fundamentalmente, que no existen embarazo (gestacion) (gestacion)s sino "mujer embarazadas".

Empecemos, pues, por el primer trimestre.

Seguramente, la ausencia de la menstruación, será la primera manifestación orgánica, aunque existen algunas mujeres que dicen percibir cambios antes de esta fecha. Síntomas tales como un aumento en la frecuencia de orinar, sensación de náuseas, sensibilidad y picazón en los senos, debilidad o mareos, fatiga a cualquier hora del día, preferencia desesperada por determinados alimentos, etc. , son algunos de los que comienzan a convivir con la mujer embarazada. Desde el punto de vista de las formas de su cuerpo, apenas se produce un ligero abultamiento del abdomen, producto de la acción de las hormonas y un borramiento de la zona de la cintura. Esto hace que el estado de gravidez sea percibido solo por el entorno más cercano. Recuerdo cuántas veces, estando yo misma en esta etapa, y no sintiéndome precisamente bien, hubiera deseado que me cedieran un asiento o evitarme de hacer una larga cola para hacer un trámite, pero claro..., cómo podrían saber los otros que dentro de mí un pequeñísimo bebé (recien nacido) de tan solo unos pocos milímetros estaba gestándose y llenando de plenitud cada segundo de mi ser. Otros de los síntomas que también me llamaba mucho la atención es el deseo frecuente de orinar, que se manifiesta en la mayoría de los casos durante todo el día, incluyendo la noche, motivo por el cuál la futura mamá tiene que levantarse a veces más de una vez, no pudiendo conciliar un largo e ininterrumpido sueño. Comentando este tema en los grupos de mujer embarazadas que coordino, nos preguntábamos si esto no será parte de una sutil e inteligente estrategia de la sabia naturaleza, que de alguna manera va preparando a la mujer para que durante un largo tiempo se acostumbre a la idea de dormir con interrupciones, ya que un precioso bebé (recien nacido) que nada entiende de horarios, estará demandándola a través de su llanto, pidiéndole alimento o simplemente contención afectiva. Desde el punto de vista emocional, en esta etapa (periodo de tiempo) será probablemente lo más importante, el impacto ante la noticia, dependiendo esto sí el bebé (recien nacido) ha sido deseado o no. Habrá pues, diversidad de expresiones: alegría, expectativas, rechazo, ansiedad, angustias, temores, etc., de acuerdo al caso. Para quienes lo hemos vivido, no es fácil metabolizar la idea de que nuestro cuerpo haya sido elegido como herramienta para que se plasme en él, el maravilloso milagro de la vida. Signos como una mayor sensibilidad, intuición y percepción comienzan a formar parte del mundo afectivo de la mujer en esta etapa. Más de una lágrima correrá por sus mejillas, sin saber muchas veces porqué. Y aquí se me ocurre pensar nuevamente en otra acción de la naturaleza: cómo no hacer de una mujer un ser más sensible frente al hecho tan importante de tener un hijo sabiendo de la necesidad que éste tiene de su madre desde el inicio de la vida. Los de afuera, suelen verla a veces "diferente". Sus ganas de dormir cuántas veces pueda y retraerse hacia sí misma, nada tiene que ver con falta de energía. Al contrario, la energía está, solo que no está puesta en el afuera, sino en el adentro, ocupada en generar cada una de las partecitas de ese nuevo ser en gestación. Pulmones, corazón, riñones.., todos los órganos han comenzado a trabajar a todo vapor, formando parte de un delicado y perfecto engranaje destinado a formar un cuerpo perfecto.

En el segundo trimestre, dos son probablemente los sucesos más significativos de esta etapa: uno de ellos tiene que ver con la aparición de la "panza”, verdadera protagonista del embarazo (gestacion) (gestacion). A partir de este momento, dicho estado no solo es de interés de la mamá, sino también comienza a ser percibido por el afuera. Expresiones, tales como: “¡Qué panza grande tenés!”, “si es en forma redonda va a ser una nena”, “si es en punta será varón”... etc. El embarazo (gestacion) (gestacion) comienza a ser compartido por la mirada de los otros y significado también por ellos. El otro suceso de esta etapa, tiene que ver con la aparición de las primeras "pataditas". La presencia de estos movimientos fetales son sin duda los que permiten internalizar definitivamente a la mujer embarazada su estado, ya que en el primer trimestre, cuando aún no hay signos evidentes del embarazo (gestacion) (gestacion), resulta difícil imaginar lo maravilloso que dentro del vientre materno está ocurriendo. Desde el punto de vista orgánico, los malestares típicos del primer trimestre, comienzan a desaparecer, motivo por el cuál la mujer embarazada empieza a sentirse mejor, disfrutando realmente de su estado. Es la etapa (periodo de tiempo) de mayor plenitud y energía. Es muy común, observarla de perfil frente a un espejo, acariciándose su pancita. Pueden aparecer otros síntomas tales como problemas o dificultades de estreñimiento por el trabajo intestinal más lento, cambios de pigmentación de la piel, aumento del apetito, acidez, estrías, encías sangrantes, congestión nasal, etc. Es el momento ideal para iniciar, para quienes les agrada, una actividad física especializada para esta etapa, que permita no solo acompañar las transformaciones corporales, como el aumento del peso y cambios en las formas del cuerpo, sino también formar parte de un espacio dónde pueda compartir con otras vivencias y expresar emociones.

Llegamos al último trimestre. Aquí el importante aumento del volumen del vientre, producto del crecimiento del bebé (recien nacido) dentro del útero, hace que la gestante comience a sentirse fatigada. Su andar suele hacerse lento y aparecen nuevas sensaciones: malestares en la ingle, aguijonazos en las piernas, mayor necesidad de orinar, disminución de movimientos fetales, etc. En esta etapa (periodo de tiempo) se produce la "voltereta" del bebé (recien nacido) dentro del útero, entre el séptimo y el octavo mes. La posición cefálica, es decir con la cabecita hacia abajo, hace que la mamá comience a percibir con más intensidad sensaciones en el bajo vientre, lo que lleva a conectarla necesariamente con lo instintivo del parto (nacimiento (dar a luz)). Sabe que en poco tiempo, la cuenta comenzará a hacerse regresiva, y que el momento de parir pronto llegará. Surgen ansiedades lógicas frente a la experiencia del parto (nacimiento (dar a luz)) y un deseo de un bebé (recien nacido) ya real y concreto entre sus brazos.

Es la etapa (periodo de tiempo) de la preparación del bolso y del curso de psicoprofiláxis. Finalmente llega el momento del parto (nacimiento (dar a luz)), eslabón final de un proceso que se inició hace ya nueve meses, pero que a la vez marca el inicio de una etapa (periodo de tiempo) aún mucho más larga y fascinante: la aventura de criar a un bebé.

Ultima modificacion el Viernes, 27 de Enero de 2012 12:48

Galeria imagenes

{gallery}10{/gallery}